El mundo, al borde de la hecatombe

Jorge-Santa-Cruz.-Foto-para-redes-sociales-tamaño-normal-3-168x300

 Por Jorge Santa Cruz

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no es el mismo que, como candidato, se enfrentó al Estado Profundo, es decir, en palabras de Thierry Meyssan, “a la parte de la administración a cargo de mantener la continuidad del Estado más allá de la alternancia entre los grupos políticos”.¹

Algunas de las cabezas visibles de esta estructura metaconstitucional son Hillary Clinton, Barack Obama, el clan Bush y John McCain.

El Estado Profundo se nutre de la sangre de los pueblos, por medio de lasguerras y los actos terroristas, a los que atribuye simbolismos esotéricos. Adicionalmente, les arrebata sus recursos naturales y sus activos financieros.

Los sectores independientes de la opinión pública internacional, vieron con esperanza la llegada de Trump a la Casa Blanca, el 20 de enero de este año, porque, en su agenda, figuraban la aniquilación del terrorismo islámico y el acercamiento con las otras superpotencias: Rusia y China.

Sin embargo, siete meses después, luego de una serie de maniobras fallidas, Trump da la mejor muestra de subordinación al Estado Profundo, con el despido de su principal asesor en asuntos estratégicos, Steve Bannon.

La salida de Bannon se produce unas cuantas horas después de que declarara que una solución militar a la crisis coreana es inviable, debido a las millones de muertes que provocaría a Corea del Sur. También, de los atentados en Barcelona, que dejaron 14 muertos y un centenar de lesionados.

Bannon sabe cómo patrocina el Estado Profundo al terrorismo islámico; por eso, a Clinton,Obama y compañía les era indispensable sacarlo de la Casa Blanca.

Además, Bannon se oponía a la guerra contra Corea del Norte, debido a que provocaría 10 millones de muertes en Corea del Sur.

Con el despido de Bannon, Trump demuestra que ya claudicó.

Por lógica, el Estado Profundo seguirá con sus guerras simbólicas y con sus crímenes terroristas.

Como su engendro del Emirato Islámico está a punto de ser derrotado en Siria e Irak, lo utilizará más en Occidente -incluso en los Estados Unidos-, donde Trump declaró que las fuerzas de seguridad de su país están en alerta, tras los ataques terroristas que dejaron 14 muertos y 130 lesionados, enBarcelona.

De manera paralela, el Estado Profundo presionará más y más a Trump en el sentido de atacar aCorea del Norte, con el fin de permitir al complejo militar, industrial, financiero y mediático de los Estados Unidos revitalizar sus fantásticas ganancias a costa de los coreanos.

En cuanto al terrorismo, lo seguirán utilizando en Occidente con el propósito de imponer legislaciones cada vez más perversas a los ciudadanos, so pretexto de combatir a los terroristas. Recordemos el Acta Patriótica de George Bush Jr., aprobada por el Congreso de los Estados Unidosdespués de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Conclusión

El Diccionario de la Real Academia Española refiere que la palabra “hecatombe” tiene cuatro acepciones:

  1. Mortandad de personas.
  2. Desgracia, catástrofe.
  3. Sacrificio de 100 reses vacunas u otras víctimas, que hacían los antiguos a sus dioses.
  4. Sacrificio solemne en que es grande el número de víctimas.²

La claudicación de Trump -por lo tanto- acelerará la catástrofe mundial que preparan los sacerdotes del Estado Profundo, con más actos terroristas teledirigidos -incluso en Estados Unidos- y con la guerra en Corea, tal y como se planeaba en el equipo de la hoy ex candidata presidencial estadounidense, Hillary Clinton.

Referencias:

  1. Thierry Meyssan: El establishment estadounidense contra el mundo. Red Voltaire. Recuperado el 18 de agosto de 2017. http://www.voltairenet.org/article197284.html
  2. Real Academia Española. “Diccionario.” Recuperado el 18 de agosto de 2017. http://dle.rae.es/?id=K4hadmw
Anuncios

EEUU se reposiciona con su petróleo

Por Diego Pappalardo (*)

Está claro que el conflicto en el Golfo Pérsico beneficia a distintos actores externos al área, siendo uno de ellos el establishment petrolero de los Estados Unidos.

Miembros de este establecimiento se adscriben a la geoestrategia elaborada por otros actores para a sustantivizar a los Estados Unidos como actor geopolítico, manteniendo e incrementando su poder e influencia.

Sinergia que cuenta con el concurso de Donald Trump

Golfo Pérsico. Mapa de Wikipedia
Mapa tomado de Wikipedia

La nueva situación en el Golfo -dada por causas endógenas y exógenas- afecta la participación en la oferta petrolera internacional de Qatar y de otros miembros de la OPEP, pero a la vez beneficia a Arabia Saudita alineada con Trump¹.

De igual manera, la colisión que se desarrolla en el Golfo Pérsico permitirá inyectar mayor volumen de dinero y creación de nuevas fuentes laborales en la economía doméstica de los Estados Unidos para que Trump pueda hacer frente a los efectos de la crisis generada por Administración Obama con el claro objetivo de atravesarla y superarla.

A la finalización de la gestión Obama en la Casa Blanca, la población de los Estados Unidos tenía el siguiente cuadro de deudas:

-Deuda de consumidores, 12 billones de dólares.
-Deuda Corporativa, 16 billones de dólares.
-Deuda Pública, 20 billones de dólares.²

Dólares de fondo Stock. Foto de Public Domain Pictures
Dólares de fondo Stock. Foto de Public Domain Pictures

El presidente Trump precisa de masa monetaria y generación de fuentes laborales para poder cumplir con su proyecto personal y político afín a “Los Deplorables” y mantener como aliados a sectores empresariales que también lo auparon.

Recordamos que las fracciones del capitalismo que apoyan a Donald Trump responden a las categorías y circuitos del capitalismo clásico frente a sus competidores internos que buscan afanosamente dar el salto pleno a otro estadio de la Historia.

En ese sentido, un informe del Grupo de los 30, Think Tank fundado a fines de la década de 1970 por la Fundación Rockefeller y que está integrado por ejecutivos y ex ejecutivos del Banco Central Europeo, JP Morgan, Banco de Pagos Internacionales, entre otros, advierte que el aumento de las energías renovables y los acuerdos de política climática harán obsoleto el petróleo. El dossier considera que los defensores del petróleo caen en “delirios mortales” y que las deudas por la crisis del petróleo serán monumentales y, por lo tanto, desaconsejan a los potenciales clientes en invertir en la industria del petróleo.

Crecimiento exponencial de la producción y la exportación del petróleo estadounidense

Desde la década de 1970, regía la prohibición de exportar petróleo propio desde los Estados Unidos. La restricción convertía al país en dependiente de la importación del crudo.

En el año 2013, el país norteamericano importaba 9 millones de barriles diarios provenientes de 80 países. Situación que preocupaba y disgustaba a sectores con poder de decisión y con oficio de negocios del país norteamericano.

Pero el panorama comenzó a modificarse y en diciembre del año 2015 se derogó la medida prohibitiva.

A partir de esa fecha, Dakota del Norte y Texas aumentaron significativamente su producción y los mercados asiáticos, europeos y latinoamericanos fueron los principales perceptores del crudo estadounidense.

Las importaciones bajaron continuamente y, en la primera semana de julio de 2017, disminuyeron en 514.000 barriles por día.

Arco iris y plataforma petrolera. Wikimedia Commons
Arco iris y plataforma petrolera. Wikimedia Commons

Un reciente documento corporativo de Pira Energy Group corrobora el alza exportadora de los EE. UU, señalando que la superpotencia en los próximos tres años va a cuadruplicar las exportaciones del petróleo, alcanzando incluso en el año 2020 la meta exportable de 2,5 millones de barriles diarios.

La compañía Baker Hughes señala que en el último año se duplicaron las plataformas activas en suelo estadounidense, dando el número de 763 existentes en la actualidad.
Las importaciones de crudo de Estados Unidos bajaron en 514.000 barriles por día en la primera semana de julio de 2017.

Según Wood Mackenzie, la mayor parte del crecimiento de la producción en Estados Unidos para el 2025 estará en Wolfcamp.

En tanto, Donald Trump exige vender la mayor cantidad de petróleo de la Reserva Estratégica, desregular donde corresponda y obtener más productividad y ganancias con la fracturación hidráulica.

Determinada flexibilidad en la gestión de la producción, ciertos costos racionales y la utilización de tecnologías disponibles ayudarán a la geoestrategia exterior para convertir a los Estados Unidos en un oferente en el mercado mundial del petróleo, buscando competir, presionar y afectar con ello a los otros actores integrantes del esquema global del petróleo y tratando de mantener el liderazgo internacional.

Por lo tanto, la fractura existente entre las monarquías petroleras del Golfo coopera en el crecimiento vertical de la producción y exportación del petróleo y derivados estadounidenses y en el reposicionamiento de los Estados Unidos bajo Administración Trump como actor superlativo en el cartel global del petróleo.

Notas:
1 https://periodismolibre.com.mx/2017/06/23/el-realineamiento-del-poder-saudi-autor-diego-pappalardo/
2 https://periodismolibre.com.mx/2017/01/19/la-globalizacion-los-estados-unidos-y-el-nacionalismo-economico-de-trump/

(*) Director Consultora Universum

¿Por qué Peña no reclama al New York Times?

Jorge Santa Cruz. Foto actualizada
Jorge Santa Cruz

Por: Jorge Santa Cruz (*)

El presente artículo se publicó originalmente en Voces del Periodista Diario.

El presidente Enrique Peña Nieto tardó cuatro días en pronunciarse acerca del presunto espionaje de su gobierno a periodistas, denunciado por un periódico norteamericano, el New York Times (NYT), que como se sabe, difunde contenidos bajo pedido.

El desprestigio del NYT no justifica la tardía reacción del jefe del Ejecutivo federal.

Como era lógico, Peña negó cualquier acto de espionaje y ordenó a la Procuraduría General de la República deslindar responsabilidades y aplicar la ley. Sólo que ese discurso esta tan, pero tan manoseado, que ya la ciudadanía crítica no lo cree.

Lo que es cierto, sin embargo, es que el Presidente de la República tiene todo el derecho a declarar lo que más le convenga, como eso de que las labores de Inteligencia del gobierno a su cargo apuntan a garantizar la seguridad de la sociedad.

Por lo demás, eso de que el gobierno no espía a periodistas, está por verse. Hasta no ver, creer.

En cuanto a que la Inteligencia se hace para garantizar a la sociedad, también es un argumento débil, porque el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) ha sido incapaz de neutralizar -por ejemplo- a la empresa israelí que cita el NYT.

Permítasenos señalar, de manera adicional, que el Estado mexicano se ha quedado petrificado ante la filtración del NYT.

Lo que pasa, finalmente, es que la Inteligencia mexicana ha sido supeditada a la Inteligencia yanqui, desde -por lo menos- Vicente Fox para acá. Tanto, que actualmente las agencias de seguridad y espionaje de las barras y las estrellas tienen sus oficinas muy cerca de la Columna de la Independencia o, para mejor decir, de la Embajada de los Estados Unidos. ¿O no, señor Presidente?

El establishment, de mecenas de Stalin a enemigo de Putin.

Jorge Santa Cruz. Foto actualizada
Jorge Santa Cruz

Por: Jorge Santa Cruz (*)

En la actualidad, el Estado Profundo (es decir, el gobierno secreto que domina a Occidente desde Estados Unidos) es enemigo mortal de Rusia, debido a que rescató sus valores cristianos, a que lucha contra el terrorismo islámico y a que se opone al gobierno mundial.

Pero no siempre fue así. Es sabido que Wall Street financió a los bolcheviques que derrocaron al zar Nicolás II e impusieron la dictadura soviética en Rusia.
También, que hicieron caer a Japón en la trampa de Pearl Harbor, el 7 de diciembre de 1941, para que Estados Unidos entrara a la II Guerra Mundial y pudiera rescatar a la Unión Soviética de un cataclismo inminente, pues las tropas alemanas estaban a 40 kilómetros de Moscú.

Ese apoyo capitalista al comunismo, aparentemente incomprensible, se explica, pues, por los propósitos mundialistas de ambas ideologías. El establishment de entonces jugaba con las dos barajas y la guerra fría le redituaba ganancias económicas fantásticas.

El 11 de junio de 1942, los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Soviética firmaron en Washington un tratado de cooperación, que comprueba lo anterior.

La agencia rusa Sputnik, en su página en español, consignó hace apenas dos días, lo siguiente:

El ‘Acuerdo entre los Gobiernos de la URSS y EEUU sobre la ayuda mutua en el transcurso de la guerra contra el agresor’ se enmarcaba dentro de la Ley de Préstamo y Arriendo de EEUU (conocida como ‘Lend-Lease’), aprobada con anterioridad por el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt.

Este documento estableció el concepto de la cooperación económica y técnico-militar entre ambos países durante todo el período de guerra.

En el marco de ese acuerdo, EEUU embarcó al frente soviético cerca de 350.000 camiones, 11.500 aviones, 12.000 vehículos blindados, 1.977 locomotoras, miles de toneladas de alimentos y medicamentos, entre otras cosas. A cambio, la URSS proveía a las industrias estadounidenses de recursos estratégicos, como manganeso o cromo, minerales utilizados en la fabricación de blindados.

Con la culminación del conflicto armado, las fuerzas soviéticas devolvieron la mayor parte del armamento prestado bajo el tratado e incluso hoy en algunos museos se muestran modelos de aviones Bell P-39 con las típicas estrellas rojas de las fuerzas soviéticas.¹

Se trató de una colaboración abierta que obligó al entonces dictador soviético, José Stalin, a ocultar a sus tropas -como lo reveló el 22 de agosto de 2016 el periódico español ABC en su edición electrónica“que los camiones en los que viajaban, y la comida que ingerían, provenía de Norteamérica”

El establishment de entonces, padre del Estado Profundo actual, tenía al nazismo como enemigo tanto en Moscú como en Washington y, por eso, actuó en consecuencia. Hoy, esa lógica no existe: el Emirato Islámico es su engendro y con él, quiere dominar al mundo.

Lo interesante es que los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump, y de Rusia, Vladimir Putin, dan la impresión de querer salirse de ese juego macabro y por eso son denostados a nivel global.

Todo indica que Putin podrá resistir el vendaval; la pregunta es si Trump también lo conseguirá. Es algo que se ve muy difícil, aunque no imposible.

Referencias electrónicas:

  1. Sputnik Mundo. Un día en la historia: lo que ayudó a los soviéticos a aplastar a los nazis. Sociedad. Recuperado el 13 de junio de 2017: https://mundo.sputniknews.com/sociedad/201706111069889486-lend-lease-roosevelt-eeuu-urss-rusia/

  2. ABC. La gran mentira de Stalin para esconder que el Ejército Rojo ganó la II Guerra MUndial con ayuda de EE.UU. Historia. Recuperado el 13 de junio de 2017: http://www.abc.es/historia/abci-gran-mentira-stalin-para-esconder-ejercito-rojo-gano-iigm-ayuda-eeuu-201608220139_noticia.html

(*) Periodista mexicano.

@JorgeSantaCruz1

jlsc.ua@gmail.com

¿Qué esconde el enojo de Israel y del Estado Profundo contra Donald Trump? Autor: Jorge Santa Cruz

Jorge Santa Cruz. Foto actualizada
Jorge Santa Cruz

Por: Jorge Santa Cruz (*)

El miércoles 10 de mayo, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, recibió al canciller ruso, Sergei Lavrov, y al embajador de Moscú en Washington, Sergei Kislyak, en la Oficina Oval de la Casa Blanca, lo que fue aprovechado por los poderosos medios de comunicación del Estado Profundo para lanzar una furiosa campaña de desprestigio -una más- contra el nuevo mandatario estadounidense.

Cinco días después, el 15 de mayo, el Washington Post y el New York Times -voceros del Estado Profundo- publicaron que Trump entregó a los funcionarios rusos información secreta y altamente sensible acerca del Emirato Islámico.

Según el Washington Post, Trump entregó información ultrasecreta a los funcionarios rusos acerca de supuestos planes del Estado Islámico de llevar a cabo atentados terroristas en aviones de pasajeros utilizando bombas escondidas en computadoras portátiles. Sus fuentes fueron funcionarios de los servicios secretos estadounidenses, a los que no identificó.

Cualquier persona podría terminar en la cárcel por dar esa información a un país que es considerado como rival de los Estados Unidos, salvo que sea el jefe del Estado, como es el caso de Trump, de acuerdo con las fuentes del Post.

El New York Times complementó la escena al revelar que la información entregada por Trump a los rusos había sido proporcionada a EE. UU. por los servicios secretos israelíes.

El teniente general McMaster, asesor de seguridad nacional de Trump, tuvo que salir a declarar que lo publicado por el Washington Post era falso y el propio Presidente de Estados Unidos, abogó por sí mismo al decir que su reunión con Lavrov podría salvar vidas y llevar a la paz.

La razón, detrás del escándalo

El Estado Profundo se empeña en afirmar que Rusia tiene a Irán como principal aliado en Medio Oriente, situación que convierte a ambos países en enemigos automáticos de Israel y Estados Unidos.

Desde su óptica, la información entregada por Trump a Lavrov podría ser triangulada a Irán, cuyos guardias revolucionarios y los terroristas de Hezbolá -según el gobierno de Netanyahu- luchan en Siria, a favor del presidente Bashar al Assad. Además, según Israel, los iraníes se están fortificando en la frontera con el Estado judío.

En palabras sencillas, lo anterior quiere decir, simple y llanamente, que Israel y el Estado Profundo están furiosos porque Trump sigue manteniendo la relación con el presidente ruso, Vladimir Putin, a pesar de que esto reduce la probabilidad de una guerra global.

WwwIsrael y el Estado Profundo quieren la caída de Bashar al Assad para ampliar el número de estados títere en el Medio Oriente; también, para debilitar a Putin e impedir que se reelija en el 2018, toda vez que es un verdadero adversario del Emirato Islámico, que ha sido utilizado por Occidente para desestabilizar a las naciones árabes musulmanas y para imponer severos controles a la población occidental so pretexto de garatizar su seguridad ante la “amenaza terrorista”.

Si Trump y Putin vencen al Emirato Islámico y se descubre la conspiración del Estado Profundo, se podría en entredicho el dominio global que ha sido impuesto por Wall Street, el Consejo de Relaciones Exteriores, el Club Bilderberg, la Comisión Trilateral, la Organización del Tratado del Atlántico Norte, la Reserva Federal de los Estados Unidos, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Eliminada la “amenaza terrorista”, ¿para qué más Actas Patrióticas?, ¿para qué más guerras en Medio Oriente?, ¿para qué más ejércitos privados?… Los grandes perdedores serían los grandes bancos y casas de bolsas, además de los exportadores de armas y dispositivos de espionaje y seguridad.

El destino del mundo, pues, depende de lo que le pase a Siria. Vistas así las cosas, lo de utilizar computadoras-bomba es apenas un pretexto más para tumbar a Trump, desprestigiar a Putin y derrocar a Bashar al Assad.

(*) Periodista mexicano.

@JorgeSantaCruz1

jlsc.ua@gmail.com

La actitud hacia Rusia divide al “gobierno mundial”. Autor: Sputnik Mundo

Rusia y la política de Donald Trump se han convertido en los principales temas de la agenda del club Bilderberg, el cual se reunió a puertas cerradas en el estado de Virginia, EEUU, entre el 1 y el 4 de junio

Kremlin. Foto de Sputnik
El Kremlin. Foto: Alexander Vilf/Sputnik

Tomado de Agencia de Noticias Sputnik 

Este año, a la cumbre del enigmático club asistieron políticos como la jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, el embajador de China en EEUU, Cui Tiankai, el ex secretario de Estado de EEUU Henry Kissinger y exdirectores de la CIA como John O. Brennan y David Petraeus.

El nuevo presidente de EEUU, Donald Trump, estará en el foco de los temas a discutir. ¿A qué se debe tanta atención?

De acuerdo con varios medios de comunicación, es posible que las medidas políticas aplicadas por el presidente estadounidense hayan provocado preocupación en las elites de EEUU y las de la UE.

Parece que el enfoque proteccionista de Donald Trump sobre la economía de EEUU y el comercio global representa un desafío para los ‘globalistas‘.

Las elites políticas europeas tienen serias razones para estar descontentos con el presidente estadounidense. Durante su primer viaje a Europa, Donald Trump demandó a los aliados de la OTAN que pagaran por su porcentaje en el bloque militar.

Al mismo tiempo el político se abstuvo de comprometerse a implementar la defensa colectiva, prevista en el artículo 5 del Tratado de Washington —el cual fue firmado en 1949 y que se considera como la base de la OTAN—.

Asimismo, Trump anunció que Washington se retiraría del Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Como resultado de estas medidas políticas, el presidente estadounidense ocupa un lugar preponderante en las discusiones del club Bilderberg.

El periódico británico The Guardian bromea con que la conferencia del club secreto es el único lugar donde el mandatario estadounidense puede escuchar la frase “estás despedido”.

Es la razón por la que la Casa Blanca tomó muy en serio la reunión y envió a su consejero en materia de seguridad nacional, H. R. McMaster, al secretario de Comercio, Wilbur Ross, y a la subsecretaria adjunta del presidente ante el Consejo de Seguridad Nacional, Nadia Schadlow.

Entre otros temas, los participantes del club abordaron el problema del futuro de la UE, la guerra mediática, y el lugar de Rusia en el orden mundial.

A pesar de esta lista, parece que los organizadores de la cumbre de Bilderberg olvidaron invitar a representantes de Rusia. En cambio, invitaron a Stephen Kotkin, conocido historiador y el autor de una biografía sobre el líder soviético Iósif Stalin.

Según el periódico ruso Vzglyad, todos sus artículos sobre Rusia han sido escritos con base en un mismo esquema: al principio Kotkin somete a duras críticas al llamado estado totalitario de Rusia, pero en apartados finales, y de manera cautelosa, alude a que Rusia es un gran país y a que Occidente tiene que llegar a un acuerdo con Moscú.

Por lo tanto, el también politólogo admite que la expansión de la OTAN fue un error estratégico e incluso considera que es posible que la comunidad internacional reconozca la reunificación con Crimea, informa el medio ruso.

En general, Kotkin propone al ‘gobierno en la sombra’ tomar el camino de una “difícil negociación”, dado que la política de contención inminentemente está llevando a un callejón sin salida.

El club Bilderberg nació en 1952 en los Países Bajos. Su primera reunión se realizó en el hotel Bilderberg, de donde toma su nombre. Consiste de una serie de reuniones informales entre políticos y empresarios en la que se elaboran recomendaciones de la agenda mundial. Muchos expertos consideran que las conferencias de Bilderberg promocionan las ideas ‘globalistas’.

Las decisiones que se toman en estas reuniones no tienen carácter jurídico y tampoco son de obligatorio cumplimiento. No obstante, debido al hecho de que son tomadas por altos funcionarios y personas cercanas al poder, la importancia de estas decisiones es enorme.

El TLCAN nos hizo vulnerables: Suárez Dávila

Si no se puede perfeccionar, es mejor que se derogue, opina

Fuente: UNAM.

Francisco Suárez Dávila. U de Guadalajara
Francisco Suárez Dávila. Foto: Universidad de Guadalajara

CIUDAD DE MÉXICO, martes 23 de mayo de 2017.- El embajador Francisco Suárez Dávila, dos veces diputado federal, consideró que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) representa el ancla de un modelo sustentado en las exportaciones, pero que no ha generado crecimiento: ha originado una gran maquiladora dependiente y nos ha hecho vulnerables a lo que ocurre en EU.

En el auditorio Jesús Silva Herzog del posgrado de la Facultad de Economía (FE), el también ex subsecretario de Hacienda, consideró que México se ha desindustrializado y se ha incrementado la dependencia económica. Perdimos el sector estratégico de la banca, seguridad alimentaria y energética. “No hubo convergencia, sino divergencia de ingresos”.

En un primer escenario -apuntó- cabría el perfeccionamiento del TLCAN, su modernización y avance en un proceso de integración, dentro de un marco más amplio de política. Pero también se puede plantear como opción la derogación, porque “es mejor que no exista a que haya un mal acuerdo”.

Esto último implicaría preparar una transformación integral de la estrategia de desarrollo y una nueva política exterior y comercial. Además, se requeriría un gobierno fuerte y con respaldo popular. Como sea, se debe aprovechar la coyuntura exterior para fortalecer a México, opinó.

Susana Chacón. Ribei.org
Susana Chacón. Foto: Red Iberoamericana de Estudios Internacionales

En tanto, Susana Chacón, exeditora de la revista Foreign Policy edición mexicana, e integrante del Sistema Nacional de Investigadores, sostuvo que en términos de formulación de política exterior se requiere de una política estratégica y de un Estado donde los intereses nacionales sean claros.

En la mesa I del foro Estados Unidos, Norteamérica y la opción multilateral, señaló que estamos en un momento de la relación bilateral con EU que no se había vivido en el último cuarto de siglo; de repente hubo una reversión, aunque eso no quita un comercio diario de al menos un millón de dólares y, al mismo tiempo, una falsa noción de asegurar la frontera con un muro, resaltó.

A pesar del TLC estamos en una relación de interdependencia social: 35 millones de personas de origen mexicano en EU, 2.7 millones de empleos en México y poco más de cinco millones en el vecino país dependen de ese acuerdo comercial; 80 por ciento de nuestras exportaciones se destinan a la Unión Americana y alrededor de 1.6 millones de hogares mexicanos dependen de las remesas que vienen de la nación vecina, sustancial para, al menos, 10 entidades como Michoacán, Guerrero y Oaxaca.

En esa relación asimétrica, 28 por ciento del PIB mexicano depende de las exportaciones a EU, mientras que para ellos, las exportaciones a México sólo representan 1.3 por ciento del PIB, abundó.